Últimas Noticias

2011-03-12
Rendición de Cuentas para el VIH La Negligencia de las Autoridades de Salud en México

Rendición de Cuentas para el VIH

La Negligencia de las Autoridades de Salud en México

La participación ciudadana no está solamente en el hecho de ser miembro activo de un partido político, tampoco en el de participar en una asociación civil, ni siquiera podemos decir que se encuentra en el hecho de acudir a votar el día de las elecciones.

Hoy más que nunca necesitamos que la participación ciudadana llegue más allá. Vivimos momentos difíciles en nuestro país, momentos en el que todos los mexicanos tenemos que estar unidos y demostrar la fortaleza que en otras ocasiones nos ha vuelto un solo país.

Hace tan sólo 10 años las Organizaciones de la Sociedad Civil alzaban la voz para exigir derechos para las personas infectadas por VIH, la igualdad de derechos y el acceso a tratamiento más efectivos. Hoy muchas han sido calladas con toneladas de dinero. “No hablen, no se manifiesten, no denuncien, hagan como que trabajan y nosotros disfrazamos la entrega de recursos, al final es sólo dinero público”.

Burla de CENSIDA a un hombre intachable como fue Arturo Díaz Betancourt, al colocar una esquela en su portal tras su fallecimiento. Quizás la voz más acallada y odiada desde la oficina de la Dirección General de CENSIDA, verdadero constructor desde sus orígenes del proyecto de la Ronda 9. Falsamente el Dr. José Antonio Izazola Licea, actual Director General de CENSIDA, se hace publicidad internacional de este logro. En una campaña que lo ha llevado a salir del país en los últimos meses como si fuera un artista internacional haciéndole promoción a su nuevo disco; y todo a costa del erario público.

Menospreciar la denuncia sea anónima, con un seudónimo, o con una firma de periodista reconocido es hacerse tonto. Que bueno que pronto la denuncia por corrupción, al menos en cómo se hacen las compras en el gobierno tendrá recompensa, incluso económica. Dará resultados la Nueva Ley Anticorrupción del Presidente Calderón.

http://www.presidencia.gob.mx/?DNA=85&Contenido=63606

Mientras se inició el proceso para entregar $43 millones de pesos aparentemente para fortalecer la respuesta de la sociedad civil en el ámbito de la Prevención y la Participación Social en materia de VIH e Infecciones de Transmisión Sexual. El encargado es el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA, de la Secretaría de Salud Federal (CENSIDA).

http://www.censida.salud.gob.mx/descargas/convocatorias/convocatoria2011.pdf

Anteriormente señalamos que el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA, de la Secretaría de Salud Federal (CENSIDA), en su página web en el link de transparencia, sólo publica información de 101 convenios formalizados en el año 2008, con Organizaciones de la Sociedad Civil e Instituciones; todo ellos correspondientes a la Convocatoria Número Tres. Y que a la fecha no hay datos sobre resultados de ninguna de las 5 (cinco) convocatorias desde 2006 hasta 2010, en las cuales fueron entregados recursos públicos, por cerca de $200 millones de pesos. A efecto de tener cuidado con el manejo de US$26 millones para prevención de VIH, derivado del Acuerdo de Subvención MEX-910-G01-H, otorgado por el Fondo Global, que administrará FUNSALUD, para lo cual fueron contratados expleados de organizaciones civiles con interés en los recursos , exempleados de la Secretaría de Salud Federal y empleados con diversos cargos de la Secretaría de Salud Federal.

Siguen omitiendo la obligación de hacer pública toda la información de los recursos entregados a organizaciones e instituciones desde al año 2006 y hasta el año 2010, incluyendo convenios o subvenciones debidamente formalizadas y gestión financiera de los recursos. No le ha interesado al Dr. José Antonio Izazola Licea, actual Director General de CENSIDA. Si el significado de transparencia es para el funcionario publicar una relación de números, sin nombres, sin proyectos, sin resultados, sin cuentas financieras; su publicación es una burla. Absurdas respuestas se dan sobre la rendición de cuentas con documentos sin sustento normativo y desconocimiento de los mecanismos de control idóneos.

http://www.censida.salud.gob.mx/interior/proycensidaintermedia.html

http://www.censida.salud.gob.mx/descargas/convocatoria5_listadofinal.pdf

http://www.censida.salud.gob.mx/descargas/transparencia/ejercicio_rendiciondecuentas_censida2010.pdf

Las modificaciones realizadas a la convocatoria 2011 del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA, de la Secretaría de Salud Federal (CENSIDA), radican en colocar candados ridículos, y fortalecer el cumplimiento de compromisos etiquetados en otras partidas presupuestales, es decir (La Convocatoria de chile, de mole y de manteca); criterios muy parecidos a los adoptados por FUNSALUD en sus convocatorias. Llaman la atención algunos puntos:

* La insistencia por años en focalizar los recursos para prevenir la infección por VIH, y la Infecciones de Transmisión Sexual en grupos vulnerables (Hombres que tienen sexo con hombres, Trabajadores Sexuales, y Usuarios de drogas Inyectables, y pocos grupos de Mujeres)

* La constante afirmación de que únicamente combatiendo la homofobia se pueden abatir los índices de infección. Dónde queda la Población General, y aunque los directivos de CENSIDA insistan en ello, No corresponde según sus atribuciones destinar recursos para este tema. No deben destinar recursos en la organización y difusión de eventos de carácter estrictamente homosexual. Corresponde a la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación esta tarea.

* La insistencia de privilegiar la prevención por VIH, ignorando las otras Infecciones de Transmisión Sexual, que son muchas y más peligrosas. Dónde esta la supuesta vigilancia epidemiológica. Contrario a lo que puede pensarse, el agente infeccioso que con más frecuencia se transmite durante las relaciones sexuales no es el virus de inmunodeficiencia humana, que causa el sida, sino el VPH, principal responsable del cáncer de cuello uterino.

http://www.eluniversal.com.mx/articulos/63208.html

* La incoherencia de la categoría número 7 de la convocatoria, denominada participación y vigilancia ciudadana, inexacta y oscura al pretender cumplir con un compromiso internacional llevando (porra de amiguitos) a la Ciudad de Nueva York EUA, con cargo al presupuesto por $1 millón de pesos. No hay reglas claras. La rendición de cuentas ya inicia mal.

* La burla del Dr. José Antonio Izazola Licea, Director General de CENSIDA al establecer que los proyectos presentados por las OSC o IA, estarán reservados hasta el término de la ejecución de los mismos, con fundamento en el articulo 14 fracción VI de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Publica Gubernamental. Fundamento incorrecto, y que se aplica a toda su administración.

* La búsqueda de generar proyectos para la iniciativa Todos Somos Juárez, teniendo conocimiento claro que el componente de VIH sólo tiene como compromisos medir resistencia a Antirretrovirales, medir resistencia de neisseria gonorrhoeae a antimicrobianos: a) Desarrollar protocolo en colaboración con el CDC Atlanta;b) Montar metodología y capacitación de personal del LESP; c) Toma y proceso de muestras (CAPASITS,mujeres embarazadas tamizadas para sífilis y población abierta).

* Que cada proyecto entregado a Organizaciones de la Sociedad Civil puede alcanzar hasta un monto de $600 mil pesos, de los cuales no habrá resultados, al menos transparentes. Despótico cuando el salario mínimo en México es de $59.82 pesos diarios, cerca de US $4.60, lo que quiere decir que a una familia que sobrevive con eso, le bastaría para vivir 10 mil días, poco más de 27 años. Las OSC´s aliadas de CENSIDA, lo consiguen con un par de firmas.

Lo dicho la Convocatoria de Chile, de Mole y de Manteca.

Insiste el Dr. José Antonio Izazola Licea en acallar las voces; su incomodidad de actuar a favor de lo correcto es evidente; su necesidad de contar con operadores ex miembros de la Sociedad Civil Organizada, como el Cirujano Dentista Carlos Nicolás García de León Moreno es imprescindible. Su posición real frente al VIH es clara. Generar tantos eventos y distorsionar la información para terminar en el olvido de la aplicación correcta del presupuesto federal.

http://www.notiese.org/notiese.php?ctn_id=4713

No cabe duda que la verdadera razón de luchar contra una epidemia es la vida misma. El Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA, de la Secretaría de Salud Federal (CENSIDA), sólo es una oficina que administra números. Dónde quedan las políticas públicas, las reglas, las normas, los manuales, etc, etc. Razón sin más para que el IMSS, el ISSSTE, la SEDENA, Marina y muchos otros entes principales de la salud no colaboren más con CENSIDA, porque no hay rumbo.

La Transparencia en la administración pública significa que la información relevante está disponible para el todo el público en forma utilizable, y que las decisiones y regulaciones del gobierno son un prerrequisito para una genuina rendición de cuentas y refuerzan la predictibilidad. La ineficiencia y la corrupción prosperan más en la oscuridad, y la capacidad para presionar por el cambio desde fuera del gobierno requiere un público con una información adecuada sobre las actividades y normas con las cuales juzgar el desempeño de los servicios públicos.

El Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA, de la Secretaría de Salud Federal (CENSIDA) pretende continuar engañando no sólo a la Población General, sino al propio Secretario de Salud, Dr. José Ángel Córdova Villalobos, y a su Subsecretaria de Administración y Finanzas Lic. Laura Martínez Ampudia, disfrazando la aplicación de recursos en compras, adquisiciones, viajes, eventos reuniones talleres, etc. todos de partidas presupuestales que requieren autorización, CENSIDA no las tiene. Véase la aplicación de recursos en la partida 3417 “Servicios Integrales”, del anterior clasificador por objeto del gasto, hecha por CENSIDA en los últimos dos años. No hay datos de transparencia.

Anteriormente hablamos sobre la preocupación de que el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA, de la Secretaría de Salud Federal (CENSIDA), funja como Unidad Ejecutora del Gasto, para la adquisición y abasto de fármacos antirretrovirales por la cantidad de $1´656,986,080.00 (mil seiscientos cincuenta y seis millones novecientos ochenta y seis mil ochenta pesos); para los insumos médicos para pruebas de laboratorio de carga viral, linfocitos CD4 y genotipo viral la cantidad de $21´588,963.00 (Veintiún millones quinientos ochenta y ocho mil novecientos setenta y tres pesos), y para la contratación de prestadores de servicios especializados en la realización de pruebas de monitoreo (CD 4, CV y Genotipos) la cantidad de $220´968,372.00 (doscientos veinte millones novecientos sesenta y ocho mil trescientos setenta y dos pesos) incluye impuestos, para un total de $1´899,543,415.00 (Mil ochocientos noventa y nueve millones quinientos cuarenta y tres mil cuatrocientos quince pesos), aproximadamente $US145 Millones. Que se destinará a la atención médica de 37034 pacientes durante el periodo de 1º de abril de 2010 al 31 de marzo de 2011. De conformidad al acuerdo No. E.I.4/0510 adoptado por el Comité Técnico del Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud, el 13 de mayo de 2010; y con cargo al patrimonio del Fideicomiso de la Subcuenta del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (Recursos Públicos Federales).

CENSIDA no ha rendido cuentas sobre el uso de estos recursos (contratos, subvenciones, facturas, cumplimiento de entrega, etc). La Comisión Federal de Protección Social en Salud tampoco cuenta con una liga de transparencia sobre la aplicación correcta de estos recursos federales. Muy a pesar el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2009, generó 32 observaciones, que derivan en 36 recomendaciones al desempeño de la Comisión Federal de Protección Social en Salud, y a la Secretaría de Salud en este tema. Harán caso para aplicar lo indicado en la página 18, recomendación 019 resultado 34, recomendación 022 resultado 37, a Salud 007 resultado 45.

http://www.asf.gob.mx/Trans/Informes/IR2009i/Tomos/Tomo4/2009_0132_a.pdf

El Dr. José Antonio Izazola Licea, Director General de CENSIDA, esta moviendo sus números, hay que darle al Seguro Popular números creíbles, de lo contrario hacer responsables a las Entidades Federativas por los datos mal proporcionados.

Muchos datos más sugieren la carencia de mecanismos de control que garanticen el uso eficiente de los recursos para la lucha contra la Infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana y las múltiples Infecciones de Transmisión Sexual en México; la autoridad en la materia a nivel nacional, CENSIDA, requiere terapia intensiva. Aunque se niegue, es urgente una intervención y un cambio a fondo, el rumbo y modelo actual han quedado obsoletos.

Si el Secretario de Salud Federal, Dr. José Ángel Córdova Villalobos, se ha convertido en un alfil de la Administración Federal Actual, por sus logros. Tomará el riesgo de omitir la transparencia, con las consecuencias políticas que ello implica. O dejará que los cambios lleguen cuando las responsabilidades obliguen a la Secretaria de la Función Pública a actuar.

Hasta cuándo se alanzará la voz para detener la entrega de recursos que se tiran a la basura. Ya muchos solicitaron información que no existe.

Hacemos referencia a un fragmento del artículo publicado por el periodista Jacobo Zabludovsky, en su columna Bucareli del Periódico El Universal, titulado “Sortilegio Medieval”.

http://www.eluniversal.com.mx/columnas/88458.html

“Las cabañuelas son adversas. En aquel tiempo los augures gozaban de credibilidad y observaban las variaciones atmosféricas de los 12 primeros días de enero para pronosticar el tiempo que habría de hacer en cada uno de los meses del mismo año. Han transcurrido dos de éste y, si juzgamos por ellos, en los 10 que restan el futuro es lúgubre.

En lo que llevamos éste ha sido el año horribilis del presidente Felipe Calderón y si las cabañuelas operan con garantía, sálvese el que pueda.

No hemos dejado títere con cabeza y no ha surgido pleito que no adoptemos si es que no lo provocamos, ni problema que no compliquemos, ni torcedura que no ayudemos a enchuecar. El catálogo de los acontecimientos con mayor peso en la preocupación pública durante el bimestre ha sido tan desastroso como lo variado de los asuntos.

Apenas empieza a informar de la cuenta pública y surgen desbarajustes, desórdenes y desmadres que abarcan desde los 580 millones de dólares de las fiestas del Bicentenario hasta los despilfarros inútiles en seguridad, infraestructura, hacienda, jubilaciones y pensiones, errores de administración de la Secretaría de la Defensa Nacional por mil 640 millones de pesos, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales desvió 709 millones de pesos para terminar a trompa talega el aún inconcluso parque sobre la antigua refinería de Azcapotzalco.

Y la mugre del ISSSTE es tan espesa que obligaría a las autoridades a llamar ante la justicia a la infinita caterva de ladrones de los ahorros de centenares de miles de burócratas empobrecidos cada día más por la pérdida de poder adquisitivo de sus salarios. El ISSSTE es uno de los capítulos más extensos en la historia de la picaresca mexicana, que ya es decir.

Así estamos. Y apenas terminamos el segundo mes de nuestras tenebrosas cabañuelas.”

Acá en CENSIDA ya es el tercer mes de cabañuelas. Y todo mal. El Dr. José Antonio Izazola en su gira promoviendo su nuevo disco.

Responsable de la publicación

La Base