Últimas Noticias

2016-10-04
Seminario expone desafíos para la construcción de políticas de acceso a medicamentos

La neoliberalización de la respuesta al VIH y el desmantelamiento de la respuesta brasileña; la implantación de la estrategia 90-90-90; la experiencia de América Latina en el acceso a medicamentos y la construcción de la agenda de acceso a medicamentos para el movimiento social fueron algunos de los temas tratados durante el seminario "Política de Acceso a los Medicamentos y los Derechos Humanos", organizado por ABIA y el Grupo de Trabajo en Propiedad Intelectual (GTPI) – colectivo de activistas, coordinado por ABIA.


Reunión de la nueva dirección de Laccaso, en Associação Brasileira Interdisciplinar de AIDS - ABIA. En la foto (de izquierda a derecha): Richard Parker, Veriano Terto, Alessandra Nilo y Juan Carlos Raxach. El encuentro se dio por motivo del seminario sobre acceso a medicamentos organizado por ABIA

El encuentro, realizado del 26 al 28 de septiembre en Rio de Janeiro, reunió a activistas, académicos y expertos de Brasil, Argentina, Perú, Colombia, Marruecos, Sudáfrica y Rusia. El público (280 personas inscritas) participó presencialmente o asistió el seminario a través de la transmisión al vivo que estaba siendo realizada y ampliamente divulgada en las redes sociales (500 personas acompañaron el evento online).

La ceremonia solemne de apertura tuvo lugar en la noche del 26/09. La conferencia inaugural fue pronunciada por el Embajador Celso Amorim, actual Presidente de la Junta Ejecutiva de UNITAID (Agencia Internacional de Medicamentos para la Lucha contra el SIDA) recordando momentos importantes en las negociaciones relacionadas a las patentes, destacando que el informe reciente del Grupo de Alto Nivel de las Naciones Unidas tiene como el punto más importante el tema de la propiedad intelectual. La velada también contó con la participación de Richard Parker, director-presidente de ABIA, quien dio la bienvenida a los participantes.

El evento ofreció seis mesas con relevantes conferencias de más de 20 expertos, como Lynete Mabote (Arasa, Sudáfrica), Lorena Di Giano (RedLAM), Javier Llamosa (AIS, Perú) e incluso Richard Parker, Pedro Chequer, Renata Reis y Eloan Pinheiro, entre otros.

El día 27, en la mesa "La sostenibilidad, sistemas de salud y los derechos humanos", la sudafricana Lynette Mabote (ARASA) cuestionó cómo es posible que África del Sur y otros países se preocupen con la meta si otras ni fueron alcanzadas. "La meta anterior 0-0-0 (0% de nuevas infecciones, 0% de discriminación y 0% de muertes), que debería ser cumplida hasta el 2015, no fue alcanzada", denunció.

Por su parte, Richard Parker (ABIA) afirmó que factores tales como el incentivo de responder a la epidemia únicamente de forma biomédica y la presión conservadora contribuyeron para el desmantelamiento de la respuesta brasileña en los últimos años. Recordó que, históricamente, la presión del movimiento social fue el motor para las muchas conquistas brasileñas en el campo del SIDA. "Sólo la movilización política hace que algunas cosas sucedan", dijo.

Aun en la mesa sobre "La sostenibilidad, sistemas de salud y los derechos humanos", Lorena Di Giano (RedLAM) destacó los precios abusivos de los medicamentos esenciales en Argentina y otros países de América Latina y denunció el ataque de las gigantes farmacéuticas a los países y sus salvaguardas.

Medicamentos y derechos
Mayra Vásquez (IFARMA) en la mesa "Incorporando prácticas, medicamentos y derechos: el activismo terapéutico en perspectiva" habló sobre la experiencia colombiana con el mecanismo de la licencia obligatoria. Según Vásquez, el país ha sufrido represalias de farmacéuticas por utilizar esta medida. Para ella, los esfuerzos para la producción regional en América Latina sería una de las principales soluciones a las demandas y obstáculos con las patentes de los países de la región.

Javier Llamoza (AIS), al abordar sobre el uso del atazanavir en Perú, reveló que entre el 2013 y el 2014 el país gastó el 53% del presupuesto para el SIDA sólo con la compra del medicamento. El abusivo precio y la dificultad para negociar con la compañía farmacéutica llevaron al país a pedir la licencia obligatoria del medicamento.

Para el activista Gonzalo Berrón (FES y Vigencia), las patentes garantizan el derecho de las empresas farmacéuticas en detrimento de los derechos delas personas, además blindar la capacidad del Estado para hacer política pública. Señala que los principios orientadores de los derechos humanos que se refieren a la negociación con las empresas (proteger, cuidar y curar) no se cumplen.

Hepatitis C
En el último día, hubo una mesa dedicada al tema de la hepatitis C y a la ampliación del acceso a los derechos. Pedro Villard, del GTPI / ABIA, hizo hincapié en la ausencia del tema en las agendas de salud. "¿Qué escándalo sería si el SIDA tuviese una cura y que no fuera divulgado? Esto ocurrió con la hepatitis C", puntualizó, defendiendo que el movimiento de SIDA se aproxime cada vez más al de las Hepatitis.

La consultora Eloan Pinheiro recordó que sólo en Brasil hay cerca de 600.000 casos confirmados de hepatitis y sólo el 39% de estos casos y el 4% de los estimados son tratados en el país. "El Estado no se está responsabilizando por la patología", declaró.

Arair Azambuja, del Movimiento Brasileño de Lucha contra las Hepatitis Virales, denunció que en el año 2014, Brasil contabilizó ocho mil personas con cáncer de hígado. De estos, solo 1756 hicieron trasplante de hígado.
Azambuja presentó un estudio realizada]o en los Estados Unidos, que indica que el 75% de la población entre 52 y 70 años, tiene la hepatitis C en el país. En Brasil, el grupo de edad más afectado por la enfermedad es el de 51 a 60 años.

Al final del encuentro, Veriano Terto Jr., coordinador del área de acceso al tratamiento en ABIA pidió la cooperación de todos para la continuidad de las acciones y la articulación entre las redes regionales y globales para alcanzar justicia social, equidad y universalidad, principios del SUS.

El director presidente de ABIA, Richard Parker, completó, resaltando que la colaboración, especialmente a nivel internacional, y también las redes construidas dan esperanza para una base de resistencia frente a los tiempos sombríos y de tendencias conservadoras y neoliberales.