Últimas Noticias

2015-07-07
El SIDA es una "cuestión de derechos humanos", declara Ban Ki-moon

Poner fin a la epidemia del SIDA – en todos los lugares y todas las comunidades – es esencial para hacer realidad la visión de una vida digna para todos, el Secretario General Ban Ki-moon, declaró en Barbados en la región caribeña durante el lanzamiento de un nuevo e importante informe de las Naciones Unidas que hace un llamamiento para aumentar una respuesta inclusiva basada en los derechos y libre de estigma para acabar con esa enfermedad mortal.


El Secretario General Ban Ki-moon, pronuncia un discurso en el lanzamiento del informe de ONUSIDA/Lancet. Bridgetown, Barbados, julio de 2015. UN Photo/Evan Schneider

"Un cuarto de millón de personas en esta región viven con el VIH. Los gobiernos de aquí luchan para financiar sus respuestas", dijo Ban en el lanzamiento del estudio dado a conocer por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y la prestigiosa revista médica The Lancet.

El jefe de la ONU se encuentra en Barbados en una visita oficial en el marco de la Cumbre de la Comunidad del Caribe (CARICOM).

El informe, “La derrota del Sida – Avance de la Salud Global” fue lanzado a finales de junio, y, entre otros, advierte que a pesar de algunos avances en las batallas contra la enfermedad, la tasa de nuevas infecciones por el VIH no está disminuyendo con la suficiente rapidez. Como resultado, el estudio llama a una urgente necesidad de intensificar los esfuerzos contra el sida, hace un llamamiento a los gobiernos para que incrementen los esfuerzos de prevención del VIH, y continúen la expansión del acceso al tratamiento.

En su intervención de hoy, el Sr. Ban destacó que la epidemia sólo se ve agravada por las leyes punitivas y el estigma. Esto nos conduce a la vulnerabilidad de la infección por el VIH - y bloquea el acceso a un tratamiento que salve vidas.

"Homofobia amenaza los derechos humanos y la salud pública. No podemos tolerar la discriminación por motivos de orientación sexual, ni sobre la base de la identidad de género. También hay que defender los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y de las personas que se inyectan drogas", declaró.

El Secretario General dijo que el informe tiene cuatro mensajes principales. En primer lugar, el mundo tiene el conocimiento, las herramientas y los conocimientos para poner fin a la epidemia del Sida en 2030, y la Comisión de que compiló el estudio detalla la forma de lograr esto.

"En segundo lugar, tenemos que aumentar con urgencia y financiar completamente nuestra respuesta al sida. Hoy, el mundo invierte US$ 19 mil millones al año para abordar el sida. Para alcanzar nuestros objetivos, tenemos que casi duplicar esa cantidad", dijo, pidiendo una rápida ampliación - dirigido por los países, con el apoyo fundamental de los socios globales y privados - en los próximos cinco años, así que el mundo va a estar a camino de poner fin a la epidemia en 2030.

En tercer lugar, instó a aplicar las lecciones aprendidas de la respuesta al sida a otros desafíos complejos, haciendo hincapié en que los jóvenes, las mujeres, los activistas gays y activistas para la igualdad caminan hacia el progreso y que el activismo empuja los límites para garantizar el acceso a medicamentos asequibles, la influencia política y la justicia.

"En cuarto lugar, no podemos dejar a nadie atrás. El sida sólo terminará cuando protejamos los derechos humanos de todos. Esta enfermedad se nutre de las relaciones de poder injustas y desigualdades. Tenemos que luchar contra todas las formas de males sociales, incluyendo el estigma, la intolerancia, la discriminación y la violencia", subrayó Ban.

Continuando, dijo que el fin de la epidemia sería exigir el logro de la igualdad de género. "Tenemos que proteger los derechos sexuales y reproductivos. Y tenemos que dar a los adolescentes habilidades para la vida, incluyendo la educación sobre su sexualidad".

"El sida es algo más que la salud humana - es fundamentalmente una cuestión de derechos humanos", dijo el jefe de la ONU.

Fuente: UN.org
Traducción: Javier Martínez/LACCASO