Últimas Noticias

2014-11-05
Plebiscito constituyente es exigido en las calles brasileñas

Decenas de manifestantes representando a la sociedad civil, entidades de clase y partidos políticos salieron a las calles a exigir la realización de un plebiscito constituyente el pasado martes (4). El acto de apoyo para la reforma política se llevó a cabo en varias ciudades del país. En Recife, Gestos/LACCASO estuvo presente en el evento.

Manifestación por Plebiscito
Foto: Sergio Urt

Con pancartas y mensajes, manifestantes distribuyeron adhesivos y panfletos a los conductores y peatones que pasaban por el lugar. En la capital de Pernambuco, el lugar central elegido fue la Praça do Derby, punto de conexión de líneas de ómnibus, plaza de gran circulación de personas y cruce de avenidas con un enorme flujo vehicular. El objetivo era concienciar a las personas sobre la importancia del plebiscito, además se exigió una puesta en marcha urgente de las reformas necesarias en la política brasileña.

Actualmente, uno de los asuntos más controversiales es el apoyo con recursos de empresas privadas a las campañas electorales. Uno de los argumentos de los organizadores del movimiento "Plebiscito Contituyente" es que un legislador no puede gobernar de forma libre si recibió un montante en su campaña por parte de grupos empresariales.

Además, este tipo de práctica lleva a candidatos a tener mayor exposición en los medios y a ganar las elecciones, a pesar de no representar la voluntad popular. El financiamiento público de las campañas que genere igualdad de condiciones para todos los candidatos es una de las propuestas de la reforma.

Algunos asuntos que forman parte de los cambios exigidos son también:
Empoderamiento de las mujeres. Menos del 10% de mujeres elegidas, siendo que ellas representan más de la mitad de la población brasileña.
Mayor participación de personas negras e indígenas. Hay 8,5% de personas negras en la política, pero 51% de los brasileños se declaran a sí mismos negros.
Más gente joven representando a los jóvenes. Menos del 3% de jóvenes participan de la política legislativa, sin embargo representan a 40% del electorado en Brasil.

Las casas legislativas, Congreso y Senado, que en octubre pasado han renovado sus cuadros por medio de las elecciones, han mostrado un delicado regreso al conservadorismo, comparable a la conformación del ámbito legislativo de 1964. Por ese motivo, existe un sentimiento generalizado de que no partirá de esas instancias la iniciativa de la reforma política y la presión en las calles se hace necesaria.

Una efeméride emblemática

En junio de 2013, la población brasileña salió a las calles en peso. Las manifestaciones comenzaron a partir de la reivindicación de los estudiantes de São Pablo por el pasaje de ómnibus gratuito. Lo que modificó el foco de la lucha fue que una adhesión espontánea de las personas que presentaban otras reivindicaciones, es el caso del mundial de fútbol de 2014, por ejemplo, que empleó una cantidad exagerada de recursos públicos para la organización del evento y sus presupuestos superaron todos los pronósticos iniciales.

Además, había un clima de desgaste generado por escándalos de corrupción e impunidad en las esferas gubernamentales. Las manifestaciones ganaron fuerza. En poco tiempo, todo el país estaba en las calles para pedir cambios estructurales del sistema político brasileño.

En septiembre del corriente año, se llevó a cabo un plebiscito popular que contó con más de 7,7 millones de votos. La pregunta era: ¿Ud. está a favor de una Constituyente Exclusiva y Soberana del Sistema Político? La respuesta con más votos fue “Sí” que obtuvo 97% de adhesiones.