Últimas Noticias

2014-09-15
Seminario sobre ODS destaca la importancia de la participación social

“En lo referente a la política económica, menos de 30% de los consejos participativos tienen realmente influencia sobre decisiones en relación al presupuesto del país”. Fue lo que afirmó André Calixte, de la Secretaría General de la Presidencia de la República, en debate sobre las actuales negociaciones sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidas por la Organización de las Naciones Unidas (NNUU).

Representando al Grupo Interministerial de Trabajo para la agenda Post-2015, Calixte participó del Seminario “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible: ¿Qué está en juego en estas negociaciones? - Análisis y estrategias de la sociedad civil”, promovido el pasado miércoles (10), por Abong - Organizaciones en Defensa de los Derechos y Bienes Comunes, en alianza con Artículo 19 y la Fundación Friedrich Ebert (FES).

En la presencia de diversos/as representantes de la sociedad civil organizada, Calixte habló sobre la dificultad del Estado brasileño para consolidar un proceso participativo simultáneo. Para él, los consejos de seguimiento y consulta que existen en las áreas económicas son, en su mayoría, comisiones cerradas, sin embargo deberían ser mecanismos de participación. "Los procesos participativos avanzaron mucho en el área social, principalmente en relación a políticas públicas, pero todavía falta ese avance en el financiamiento, en la política externa y en cuestiones fundamentales para el desarrollo de un país".

Según él, la Secretaría General de la Presidencia de la República – SGPR, es totalmente favorable a la ampliación de la participación social, pero es un proceso que aún se encuentra en el inicio y se somete a algunos obstáculos, como por ejemplo el de la Política Nacional de Participación Social (decreto nº 8243), firmado por la presidenta Dilma en mayo de este año y atacado por partidos de la oposición y parte de la base del gobierno. "Forma un muro que separa la burocracia estatal de la sociedad formado por la estructura social brasileña. Esta desigualdad de la acción pública sólo puede ser quebrada con participación social y creemos que no es sólo una cuestión de transparencia, sino de modificar decisiones y procesos", defendió.

La discusión sobre participación de la sociedad está vinculado en el actual contexto de definición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que tendrá su etapa final iniciada en la 69ª Asamblea General de la ONU, en este mes. Los ODS forman parte de la llamada "Agenda Post-2015" que establece nuevos planes y metas para un desarrollo global después del ciclo de los Objetivos del Milenio (ODM).

En este contexto, la sociedad civil organizada disputa con gobiernos y organismos multilaterales para que las nuevas metas contemplen sus intereses y, más que ello, para que su participación en las decisiones sea amplia y democrática. Para Alessandra Nilo, directora de Abong en el estado de Pernambuco, en discusiones internacionales, el país deja de omitirse sobre cuestiones fundamentales como, por ejemplo, los Derechos Sexuales y Reproductivos. "Nosotros entendemos que para entrar en consenso con todos los países sea necesario una posición mediana, pero la impresión que tengo es que si no entramos en el debate para avanzar, sino solamente para evitar retroceder en algunas cuestiones, ya entramos perdiendo".

En julio de 2014, el Grupo Interministerial de Trabajo para el Post-2015 produjo un documento con el objetivo de orientar las negociaciones de los ODS en la Asamblea General de la ONU. El texto incorporó comentarios de la sociedad civil recogidos de dos eventos: "Diálogos Sociales: Desarrollo Sostenible en la Agenda Post-2015" (Río de Janeiro, 2014) y "Arena de Participación Social" (Brasilia, 2014).


Alessandra Nilo, directora de Abong en el estado de Pernambuco: "si no entramos en el debate para avanzar, sino solamente para evitar retroceder en algunas cuestiones, ya entramos perdiendo".

Para Calixte, miembro del Grupo de Trabajo, el documento es referencia de participación social, siendo uno de los primeros a tratar de política externa que contiene "influencia pesada de la sociedad civil". De acuerdo con él, una contribución crucial hecha por la sociedad civil fue el reemplazo de la meta de combate a la pobreza por el combate a las diferentes desigualdades. "La idea ahora es que la sociedad civil comprenda que el documento aún está en construcción, inclusive porque las negociaciones tienen una dinámica propia e dependen de decisiones hechas por el Itamaraty [Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño]. Sin embargo, el esfuerzo que estamos haciendo para llevar temas más allá de nuestra agenda global, es muy importante. La agenda está avanzando, aún dentro del ámbito nacional, eso puede no percibirse tan claramente".

Para Nilo, es difícil para la sociedad civil percibir nuevas políticas orientadas a la participación de organizaciones y movimientos sociales cuando faltan medios formales que garanticen dicho diálogo. Indicó, Incluso, el hecho de no haber recibido ningún documento o informe sobre las deliberaciones de la Arena de Participación Social. "Una cosa es que la sociedad civil sepa que nuestras propuestas son incorporadas, otra es que tengamos un real conocimiento de ello. No mantenemos dentro de la informalidad y eso es crucial en esta segunda fase de construcción de indicadores para los ODS".

Fuente:
Abong - Organizaciones en Defensa de los Derechos y Bienes Comunes