Últimas Noticias

2013-09-03
Avance histórico en derechos sexuales y reproductivos en América Latina

No había expectativas demasiado altas entre las organizaciones de la sociedad civil en relación a la Primera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe-organizada por la Comisión Económica para América latina y el Caribe (CEPAL)-, que se realizó la semana pasada en Montevideo, Uruguay. Se trataba de un encuentro preparatorio hacia la revisión de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo –realizada en El Cairo, Egipto, en 1994-, conocida como El Cairo + 20, que se hará en el 2014 en Nueva York.

En un continente marcado por un potente sesgo restrictivo en relación al acceso al aborto, y con una fuerte presencia de la iglesia católica y de sectores conservadores que obturan todo intento de los Estados de avanzar con propuestas de democratización y acceso a los derechos sexuales y reproductivos, no se esperaba demasiado de un encuentro que protagonizarían fundamentalmente los gobiernos.

Sin embargo, bajo el impulso del país anfitrión, Uruguay –que desde el año 2003 aplica políticas de reducción de daños en relación al aborto y en el 2012 lo legalizó- y teniendo como marco altos índices de mortalidad de mujeres gestantes (mortalidad materna) y embarazo adolescente en la región, el Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo avanzó en áreas inesperadas y que señalan un fuerte compromiso tanto con los derechos sexuales como reproductivos.

En América Latina hay dos países en los que el aborto está totalmente prohibido (Chile y El Salvador), 14 en los que sólo está permitido para salvar la vida de la mujer, y en el resto en todos los casos las normativas incluyen alguna restricción, a excepción de Cuba, Guyana y Puerto Rico en los que está permitido sin restricciones. Sin embargo, aún en los que está despenalizado por alguna causa, ésta no suele ser atendida en las instituciones de salud.

Entre los Principios Generales del Consenso de Montevideo se reafirma que “la laicidad del Estado es también fundamental para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos, la profundización de la democracia y la eliminación de la discriminación contra las personas” y, en el apartado correspondiente a Servicios de Salud Sexual y Reproductiva se insta “a los Estados a considerar la posibilidad de modificar las leyes, normativas, estrategias y políticas públicas sobre la interrupción voluntaria del embarazo para salvaguardar la vida y la salud de mujeres y adolescentes, mejorando su calidad de vida y disminuyendo el número de abortos” y a que “en los casos en que el aborto es legal o está despenalizado en la legislación nacional, la existencia de servicios de aborto seguros y de calidad para las mujeres que cursan embarazos no deseados y no aceptados”.

Para las organizaciones de la sociedad civil, nucleadas en la Articulación de la Sociedad Civil de América Latina y el Caribe Cairo +20 –que reúne a más de 50 organizaciones y redes de la región- el Consenso “constituye un avance histórico porque los países de la región reconocen por primera vez en un documento regional que la realidad los obliga a repensar sus leyes y normativas, considerando las demandas de las mujeres en relación a los derechos sexuales y derechos reproductivos y en particular el derecho al aborto”.

“Todo el documento tiene como horizonte para los próximos años y la región la cuestión de la igualdad. En ese contexto, muchos de los conferencistas referenciaron que resolver las inequidades de género es crucial para el alcance de los objetivos –señaló a COMUNICAR IGUALDAD María Alicia Gutiérrez, coordinadora del Área de Advocay de la Fundación para la Salud del Adolescente (FUSA), de Argentina, y como tal integrante de la Articulación regional- .

Dentro de los problemas graves de la inequidad de género se encuentra la imposibilidad de reducir la mortalidad materna y la convicción y confirmación científica de que se debe a la ilegalidad y clandestinidad del aborto. En ese sentido la indicación más interesante para mi es instar a la reducción de la mortalidad materna poniendo el acento en resolver la cuestión del aborto que es una larga deuda pendiente en América Latina y el Caribe. Creo que en este campo es un gran avance: la conferencia giró muy fuertemente sobre la cuestión del aborto y la importancia de incorporar como sujetos de derechos a los jóvenes. Aquí también se enfatizó fuertemente en educación sexual, atención de la salud integral -muy especialmente la salud sexual y reproductiva desde una perspectiva de género y derechos humanos-. Fueron los jóvenes los protagonistas de esta conferencia y en el campo temático, a mi entender, lo más contundente la cuestión de la despenalización/legalización del aborto.”

El documento de la Articulación regional señaló también la importancia de que el Consenso haya reconocido que los derechos sexuales y los derechos reproductivos son parte integral de los derechos humanos y que se haya logrado un consenso general para el reconocimiento del respeto a la orientación sexual e identidad de género, “hecho singular para un Documento de Acuerdo de esta región”. En este último tema, el Consenso logrado por la CEPAL va en la línea del reconocimiento y protección de derechos de la comunidad GLTTB que viene registrándose en la región en el ámbito de la Organización de Estados Americanos (OEA): en junio de este años fueron aprobadas por la Asamblea General de la OEA dos Convenciones –la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y formas Conexas de Intolerancia y la Convención Interamericana contra toda forma de Discriminación e Intolerancia-,que por primera vez en Latinoamérica y el Caribe mencionan a la orientación sexual y a la identidad y expresión de género como categorías protegidas contra toda forma de discriminación.

“Nuestra evaluación es de algarabía. Las feministas llegamos aquí con una serie de propuestas claras que fueron tomadas íntegramente por los gobiernos y lanzaron una señal contundente al mundo de que en América Latina los derechos de las mujeres van in crescendo”, dijo a la agencia IPS la feminista mexicana Daptnhe Cuevas, integrante de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe. A su vez Leonel Briozzo -subsecretario de Salud Pública de Uruguay y anfitrión del evento- señaló: “Incrementamos significativamente lo que El Cairo planteó, y lo hicimos desde una diversidad de enfoques que fueron respetados de una forma absoluta y completa. Como región, que siempre tenemos el mote de desigual, estamos dando un ejemplo de democracia. Pudimos llegar a un acuerdo donde nadie se vio pisoteado y nadie se vio ignorado. Esta construcción colectiva, con cerca de 130 acuerdos, la hicimos entre todos. Es un producto nuestro y es un producto para el mundo.”

El Consenso de Montevideo es el aporte de América Latina a la revisión que se hará en el año 2014 en Nueva York del Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo, que se realizó en 1994 en El Cairo.

La delegación oficial de Uruguay fue acompañada en el impulso al Consenso logrado por las delegaciones de Brasil y Argentina, lo cual sorprende en el contexto de la no promoción del derecho al aborto que manifiestan las autoridades de estos dos últimos países. Argentina, por ejemplo, mantiene aún una Declaración de Reserva sobre el Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de 1994 sobre la protección de la vida desde el momento de la concepción y la negación a admitir el aborto dentro del concepto de salud reproductiva.

Sobre la forma entonces en que el Consenso de Montevideo se plasmará al interior de cada país, señala Gutiérrez. “El documento final es muy importante y consistente. No deja ningún resquicio ni dudas sobre los objetivos planteados y aceptados por todos los países. De allí a que en cada país se cumpla hay un camino importante, pero me parece que marca un standard muy alto de derechos a conseguir y no será tan sencillo para los países correrse sin fundamentos de este compromiso asumido”.

Fuente: Agencia COMUNICAR IGUALDAD
http://www.misionescuatro.com/ampliar.php?id=48343